7 consejos a la hora de hacer tu web

7 consejos a la hora de hacer tu web

Enfrentarse a un proyecto web desde cero es una situación, a veces, un poco abrumadora. Porque todos navegamos diariamente por webs de distinta índole (informativas, de ocio, comerciales, tiendas online…) pero sin pararnos a pensar en lo que estamos viendo y, simplemente, usándolas sin más. Y este perfil de “usuario” nos hace creer que sabemos exactamente cómo debemos desarrollar nuestra web personal, de empresa… sin reflexionar suficientemente en lo que realmente necesitamos para lograr una web de éxito.

En distintos* hemos recopilado una serie de consejos y de tareas que debes tener en cuenta cuando te propongas desarrollar tú mismo o a encargar a una empresa el diseño de tu página web. No somos una gran multinacional ni una empresa especialmente grande: somos un simple estudio de diseño web, gráfico y márketing digital  de Pontevedra eso sí, con más de quince años de experiencia en el sector. Esta experiencia nos hace basar nuestro trabajo una cosa muy importante en todos los aspectos de la vida: el sentido común (según dicen, el menos común de los sentidos).

Lejos de palabras rimbombantes y tecnicismos en inglés, la base de todo proyecto debe ser eso: la lógica, el sentido común. Analizar y entender las necesidades, buscar las soluciones a esas necesidades y ofrecerlas de la mejor manera posible. Vamos a ver una serie de consejos fundamentales que debes tener en cuenta a la hora de diseñar tu nueva web:

1. Recopila información, analiza, estudia a tu público, tu oferta…

La palabra brieffing mola. Es decirla y sentirte un crack. Pero este concepto no hace referencia a nada más que a la simple reflexión previa que debes tener antes de ponerte a hacer nada de tu web. Plantearte:

  • ¿Por qué necesito una web?
  • ¿Qué busco haciendo mi web?
  • ¿A quién va dirigida?
  • ¿Qué objetivo pretendo alcanzar con mi web?
  •  ¿Qué presupuesto tengo y qué puedo conseguir con él?

O sea, simplemente entender para qué va a servir esa web, a quién va dirigida y cuál es nuestro objetivo. Sentarnos a definir esto, aunque parezca sencillo, es bastante complicado. Normalmente no nos tomamos ese tiempo para entender lo que queremos conseguir y, primordialmente, a quién nos dirigimos y cómo debemos hacerlo. Y aunque nos equivoquemos en un primer momento, gracias a la analítica web podemos ir evaluando y ajustando la web para que su resultado sea óptimo.

2. Documéntate

Una máxima que repetimos mucho a nuestros clientes: la documentación es la base de la creatividad. Navega por otras webs, analiza cómo han resuelto ese problema que tú no sabes resolver, cómo muestran sus contenidos, qué tipo de navegación ofrecen… Y no sólo webs de tu sector: probablemente encontrarás soluciones o ideas en otro tipo de webs que puedas implementar a la tuya.

No estamos hablando de plagio, obviamente. Pero sí de lógica. Hay una serie de criterios o de “estándares” en cada sector que son respuesta de análisis previos y de experiencia acumulada. Utilízala a tu favor y parte de modelos de éxito. Este proceso de documentación no sólo es importante si vas a desarrollar tú mismo la web, sino que para una empresa de diseño web como nosotros, es fundamental: nosotros (modestia aparte) sabemos mucho de web, pero no tenemos el profundo conocimiento de tu sector que tú sí tienes.

El proceso se hace más sencillo y los resultados son mucho mejores si a la hora de poner en común la base del proyecto, el cliente ya aporta ideas, tabúes, errores… que ha detectado en otras webs del sector. Nos transmite información a la que sólo se tiene acceso a través de la propia experiencia de la marca, empresa o sector.

3. Déjate asesorar

En contraposición de lo que exponemos en el punto anterior, debes intentar dejarte asesorar por quien tenga experiencia en el diseño y montaje de webs. Le damos la vuelta a la frase que expusimos antes: no conocemos el sector ni la marca como tú, pero (modestia aparte) sabemos mucho de web. A lo mejor, esa idea que tú tienes no puede traducirse en formato web. O tiene una penalización en el posicionamiento, o técnicamente hace que la web sea muchísimo más lenta o menos usable…

Pero ojo: nadie tiene la verdad absoluta (y mucho menos en diseño web). Cada día aparecen necesidades nuevas, cambios, ajustes en tecnologías… Desconfía de quien te hable sin tener dudas, afirmando al 100% y diciendo que “esto es así”. Decía Aristóteles: “El ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona”.

Nosotros vamos a escuchar lo que necesitas, pero no vamos a decir “amén” a todo. Hay muchas cosas que sólo la experiencia y el día a día te permiten conocer. Deja que te expongamos nuestro punto de vista y juntos llegaremos a la mejor solución.

4. Contenido, contenido y contenido.

La clave para lograr una web que funcione está en el contenido. Y sobre todo, en el contenido de calidad. Y esto repercute en todos los aspectos: posicionamiento, experiencia de usuario, finalizaciones

Está bien que la web sea muy vistosa, tenga muchas animaciones y floripondios… si el contenido no es de calidad, no va a dar su resultado óptimo. El usuario que llegue a la web se va a decepcionar y frustrar si no encuentra lo que busca (o lo que le prometimos en el buscador), el posicionamiento se va a resentir si metemos palabras clave sin contexto o sólo buscando la indexación sin más y si nuestro contenido no convence al visitante, no va a contactar/reservar/comprar.

Debemos generar contenidos que sean útiles para el usuario. Que hagan de la experiencia en nuestra web algo cómodo y que les resuelvan un problema o necesidad. Sólo así, iremos logrando objetivos.

Y no sólo pensar en contenidos que nos generen una venta, o una finalización. A veces es bueno utilizar nuestra web para explicar novedades relevantes del sector (por ejemplo la revolución responsive que en distintos* intentamos explicar  hace años en esta entrada) o incluso generar contenidos que nos ahorren explicaciones vía teléfono o mail (como esta entrada que intenta hacer ver a los potenciales clientes por qué es difícil dar un presupuesto web en 2 minutos)

5. No pensar tanto en posicionamiento, y más en experiencia de usuario

Este punto guarda relación con el anterior. Hoy en día, nos encontramos muchas webs “obsesionadas” con posicionarse y no tanto con ofrecer una experiencia de usuario interesante, útil y que “complete” al visitante. Webs en las que nos encontramos textos inconexos, enlaces a otros sitios web sin sentido, bloques de links...

Debemos obviar el posicionamiento y las estrategias de SEO? Claro que no! Pero una vez que hemos conseguido traer al visitante a nuestra web, debemos ofrecerle aquello que está buscando y completar su experiencia. Si no, habremos desperdiciado muchísimo trabajo en lograr tráfico a la web, que se decepciona/frustra y nos abandona. La clave está en el equilibrio, pero la lógica nos dice que si nuestro contenido es bueno y la experiencia de usuario está bien pensada, el posicionamiento, llegará.

 

6. Huír de resultados rápidos

Todos conocemos las “dietas milagro”. Y hay un refrán inglés que dice “Easy come, easy go”. Todo lo que se logra muy rápido, se va muy rápido. Hoy en día muchas empresas, softwares… prometen resultados inmediatos o muy veloces. “Estarás primero en Google en una semana”.  No vamos a cuestionar ni la afirmación ni las prácticas para lograr que eso sea cierto o se consiga. Pero una vez más el sentido común nos dice que un resultado que se ha logrado con trabajo de muchos meses/años, no se va a perder en unos pocos días/horas. Porque la “reputación” de nuestra web tiene una trayectoria, y si hemos hecho las cosas bien, vamos a ser difíciles de desbancar.

 

7. Lanzar la web, sólo es el primer paso

Esto es otra cosa que cuesta explicar y entender. Pero si me he currado la web a fondo, cómo que tengo que seguir trabajando en ella? 

Pues sí, no queda otra. Una web precisa “trabajo de hormiguita”. Tenemos que ir incorporando regularmente contenido (novedades, ofertas…),  enriqueciendo el que ya tenemos (añadiendo metadatos, descripciones en las imágenes, en los contenidos…), vigilando la correcta indexación en buscadores, generando sinergia con nuestras redes sociales, logrando tráfico de referencia

Y sobre todo, utilizando una herramienta de la que hablamos antes: la analítica web. Analizar cuáles son los contenidos más vistos, potenciarlos, ver por qué el usuario no está llegando a finalizar, saber cuál es nuestro usuario base, ofrecerle contenidos ajustados… Existen varias herramientas que nos van a dar esta información, que es básica no sólo para la web, sino para la propia marca/producto/empresa.


Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda ahora que estáis pensando en lanzar vuestra web o en realizar un rediseño de la que ya tenéis. Tanto si queréis hacerlo vosotros mismos, contactar con alguna empresa de diseño web o hablarlo con nosotros.

¿Necesitáis ayuda para hacerlo? Decidnos qué necesitáis y veremos cómo podemos ayudaros!!

 

BONUS TRACK - Información complementaria

Bonus Track

Si has llegado hasta aquí, sólo hay tres opciones: eres un valiente, te aburres mucho o realmente, este contenido te ha parecido interesante. Si estás en el tercer grupo, en este “bonus track” vamos a explicar todo lo que hemos hecho en esta entrada, para ilustrar a lo que nos referimos con contenido de calidad, buscar posicionamiento, lograr tráfico de referencia… sin dejar de lado la experiencia de usuario e intentando lograr nuestros objetivos.

  • En esta entrada hemos intentado exponer una información que resulta útil para muchos usuarios: consejos clave previos a montar una web. Es información básica, pero que va a ayudar en gran medida en el proceso.
  • Así mismo, nos servirá de apoyo, cuando alguien nos pida ayuda para que desarrollemos su página, para explicarle los pasos previos que debemos llevar a cabo. Esta entrada nos ahorra un enooorme e-mail o un monólogo muy largo explicando estos puntos.
  • Pero además, con esta entrada hemos buscado posicionarnos en Google con las búsquedas “hacer web”, “diseño web Pontevedra”, “hacer web Pontevedra”… hemos ido metiendo estos conceptos de una manera “lógica” y poco forzada en los contenidos para lograr una entrada interesante y que ayude en el SEO.
  • Hemos incluido backlinks internos (o sea, enlaces a otras secciones de nuestra web). Lo hemos hecho con dos entradas, una referida a la revolución responsive y otro a la petición de presupuesto, para ilustrar el tema del “contenido interesante para el usuario”. Estos dos backlinks tienen sentido y están colocados “lógicamente”.
  • Hemos incluido enlaces a webs externas (backlinks externos) de renombre: dos a Wikipedia y uno a una búsqueda de Google.
  • Las imágenes, además de “hacer más digerible el contenido,  van con título y descripción optimizada para buscar posicionamiento en las palabras clave que nos interesan.
  • Hemos incorporado metadatos, tanto en la propia entrada como en las imágenes, también buscando posicionarla en las palabras clave que queremos.
  • Hemos hecho un post algo largo (perdón), y aunque desde hace tiempo se considera que la extensión no es un factor tan clave, sí que hemos respetado la densidad de palabras clave. O sea, no hemos “atosigado” con la palabra clave.

Y tú dirás, para qué me contáis esto? Pues porque este post, además de para dar estos consejos, va a servir para explicar a todos aquellos clientes que nos digan “cómo tengo que hacer una entrada o noticia en mi blog para que se posicione?“. O “cuáles son las principales estrategias para generar un contenido de calidad?”.

O sea, es un ejemplo “vivo” de tooodos los consejos que solemos dar a la hora de generar contenidos relevantes en las webs que desarrollamos. Esperamos que también os haya sido de ayuda esta información adicional, y que viéndolo “funcionando” entendáis a lo que nos referimos.

Y una vez dicho esto, y cumplido su cometido, esta entrada se autodestruirá en 5, 4, 3…

No hay comentarios

Comentar:

Abrir chat